Premio al creador del diseño del Metro de Bilbao

Metro de Bilbao, diseño de Norman Foster

El arquitecto Norman Foster recibirá el 26 de septiembre el primer galardón del Bilbao Bizkaia Architecture por dar vida al primer gran proyecto que cambió la imagen de la villa

Bilbao tiene un carácter único que lo diferencia del resto de ciudades del mundo. Son muchos los rasgos urbanos que lo identifican a simple vista y uno de ellos, quizás el más representativo, es el elegante e innovador diseño de sus estaciones de Metro. Las icónicas caracolas de vidrio son una de las principales estampas inmortalizadas por turistas y viajeros. Pero también bajo ese marco vanguardista yacen los cimientos de la regeneración urbana que ha experimentado la villa. Por ese motivo, el Bilbao Bizkaia Architecture (BIA) ha decidido otorgar su primer premio a Norman Foster, el autor de estas singulares construcciones que ya son parte indisoluble del ADN de la capital vizcaína.

La entrega del galardón a uno de los mejores arquitectos contemporáneos se realizará el 26 de septiembre en el Museo Guggenheim, con el patrocinio y apoyo del Ayuntamiento de Bilbao. Foster se convertirá así en el gran protagonista de la primera edición de un premio de periodicidad bienal instituido por la BIA, cuya iniciativa ha sido impulsada desde marzo por la Delegación en Bizkaia del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro (COAVN). El certamen persigue profundizar en aspectos claves como la revitalización de la arquitectura y el urbanismo en el territorio desde una perspectiva que se nutre de conceptos como la internacionalización, el intercambio o la participación ciudadana.

El prestigioso arquitecto británico, nacido en Manchester en 1935, ha obtenido numerosos galardones a nivel mundial por sus excelentes trabajos. Entre ellos figura el Premio de Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe en 1990, la medalla de oro del American Institute of Architects (AIA) en 1994, el Pritzker en 1999 y el Príncipe de Asturias de las Artes en 2009. Además de en Bilbao, Foster es poseedor de un reconocimiento en toda España ya que, además del singular diseño de las estaciones del Metro de la capital vizcaína, ha sido el autor de la Torre Bankia de Madrid y el Palacio de Congresos de Valencia.

Foto: Dalbera. Vía: Photopin

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Un comentario

  1. Réplica a la información sobre el premio al creador(sic) del metro de Bilbao

    BIA, Foster y el metro de Bilbao

    La Delegación en Bizkaia del Colegio de Arquitectos Vasco-Navarro (COAVN), organiza entre el 24 y 28 de septiembre el primer congreso Urban Generation Forum, con unas jornadas sobre la Regeneración Urbana en la ciudad consolidada. Auspician nada menos que la llegada y estancia durante una semana de 300 expertos de todo el mundo, cifra jamás conseguida ni en acreditados congresos mundiales. Para ello se cuenta con dinero institucional, es decir público, en abundancia del Ayuntamiento de Bilbao y Diputación de Bizkaia, 125.000 y 100.000 euro respectivamente que justifican todo derroche con la falacia del retorno por el supuesto impacto económico que en este caso será inapreciable conocida la realidad, apenas unos inscritos. Situación que en las actuales circunstancias induce a la duda y conduce a la sospecha de mera rentabilidad política. Hecho interpretable como una retribución por el complaciente silencio mantenido en los últimos años por la referida Delegación colegial, rotundamente sin rumbo, ante las reiteradas atrocidades, irregularidades e ilegalidades arquitectónicas cometidas y admitidas. Se manifiesta palpablemente en la denominación del congreso que obedece a parámetros turísticos de Bilbao-Bizkaia Architecture y su acrónimo BIA. El que paga manda. Triste y repudiable sumisión y visión localista muy en el estilo de los actuales dirigentes del PNV.
    En su presentación pública las referencias publicadas en dos periódicos locales en titulares fueron: «Los arquitectos vascos buscan nuevas oportunidades» (Deia,19.03.2014) y «los arquitectos vizcaínos reivindican su profesión» (El Correo 19.03.2014), nada que ver con el lema del foro, y continúa, el objetivo de esta plataforma es «promover internacionalmente a los profesionales de este territorio» y que el colectivo de arquitectos pueda «hallar nuevas oportunidades de trabajo». Es como si la prensa hubiese adivinado la intención de todo este exagerado montaje de finalidad personalista, evidencia de una realidad que no es la que se quería contar. En suma, se transmite la idea de organizar un grandioso acto pagado, con 225.000 € de dinero público para que algunos del colectivo de arquitectos, los más vinculados al poder, puedan recibir encargos. Con estas premisas cualquier gremio profesional queda facultado para organizar unas jornadas de reflexión sobre la falta de trabajo, hacer sus debates y demás actos con cena de lujo, entrega de un trofeo a alguien famoso y pedir dinero público para sufragar los festejos.

    Es evidente la falta de previsión y precipitación de este acto, el año próximo hay elecciones y se notaría demasiado que es un gasto electoral del PNV. Se demuestra, una vez más, la nefasta intervención del director del gabinete de Alcaldia de Bilbao Andoni Aldekoa, un personaje impuesto por el alcalde Azkuna dotado de un incontrolable poder y autorizado a despilfarrar dinero con la indemostrable excusa del retorno y publicidad de la villa promoviendo, entre otras acciones, los ultimos atentados arquitectónicos, sedes de BBK e Iberdrola, vergonzosas operaciones especulativas y responsable de esta pérdida de identidad de Bilbao, predominio del inglés en toda denominación y eliminación de referencias propias entre ellas la ikurriña.

    Asimismo, sorprende la autocomplacencia corporativa, creerse que son exclusivamente los arquitectos los autores de la regeneración urbana es un tremendo error. Es imprescindible de nuevo recordar el Plan de Saneamiento Integral realizado por el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia fundamental en la mejora de la calidad de vida de la metrópoli. El ambiguo lema, «Living Cities/La ciudad sana» parece un concepto anómalo por anticuado, más propio de un congreso de medicina o higiene social, probable consecuencia de la traducción imprecisa de un término inglés o de la sostenibilidad. La carencia de tradición y rigor cultural de la entidad convocante, las escasas ponencias y falta de inscripciones por los abusivos precios auguran un fracaso que se trataría de ocultar, por lo que las subvenciones peligran y se puede crear un problema interno colegial gravísimo.

    Cultura urbana

    En los medios de comunicación locales jamás hay un artículo que analice los edificios públicos, o presuntas obras de rehabilitación de edificios catalogados, en realidad fachadismo, plazas y espacios publicos inaugurados. Se limitan a transcribir los datos ofrecidos por la propiedad, habitualmente la administración, y unas rutinarias frases estereotipadas que no aportan nada creativo, alguna anécdota y quienes asistieron al acto o como vestían, lo que evidencia una banalidad absoluta. Esto se traduce en una ciudadanía desinformada en lo sustancial sin pautas de reflexión, conformación de criterios y consecuentemente pasiva, la ciudad como sede de súbditos sumisos. En suma una preocupante incultura urbanística y arquitectónica.
    En los últimos años la Delegación en Bizkaia del COAVN ha impedido la celebración de debates y conferencias reivindicativas, sobre asuntos urbanísticos de extraordinaria importancia para la villa: Uribitarte, Zorrotzaurre, Alhóndiga, Mercado de la Ribera, San Mamés, Garellano, y otras áreas urbanas en proceso Basauri, Sestao pensando sólo en Bizkaia. Las reiteradas solicitudes personales han sido respondidas con impedimentos de todo tipo. Algo cultural y profesionalmente absurdo. Ha sido muy evidente el deseo de no incomodar al poder no sea que luego…
    La obligada implicación del Colegio por la razón de ser la Arquitectura la más social de las Bellas Artes se ha desvanecido incomprensible y totalmente de su antaño prestigio entre la ciudadanía. Actitud que contrasta con épocas anteriores no muy lejanas en que se abordaron en la sede colegial, además de los cursos de Urbanismo y Planeamiento Urbano Sostenible organizados por AVNAU, temas de gran interés urbano, arquitectónico, social y cultural.

    Se habla de la difusión de la arquitectura bizkaina, lamentable provincialismo, y evidentemente se debería también incluir la vasca, cuando el COAVN ha sido incapaz de conseguir editar no ya una revista como otros colegios del Estado sino de un simple boletín desde hace ya muchos años. Exceptuando unos cuadernillos publicados por la Delegación de Bizkaia de 12 páginas editados entre mayo 1999 y marzo 2004. No existe un cauce de difusión colegial de noticias o artículos de arquitectura y mucho menos de opiniones o colaboraciones de colegiados, se ha impuesto la abulia, la censura y el silencio.

    El metro y Foster

    El 5 de agosto Deia publica: ”Los arquitectos de Bilbao premian a Norman Foster por su visión futurista. El experto inglés será galardonado por apostar por la transformación de la capital vizcaína. Norman Foster regresará a Bilbao para recoger el primer galardón Bilbao Bizkaia Architecture (BIA) por su contribución a la regeneración urbana de la villa. El premio homenajea a quienes hayan contribuido al desarrollo de la sociedad vizcaína a través de la arquitectura y la regeneración urbana. La capital vizcaina también sabe lo que es el efecto Foster, ya que fue el arquitecto británico quien ideó (sic) el proyecto de Metro Bilbao y el original diseño de sus estaciones.” Este premio es una condición política supra colegial impuesta para que exista un acto relevante como noticia rentable.

    El ferrocarril metropolitano, Metro Bilbao, es la obra que con gran diferencia tiene el mayor respaldo social por su funcionalidad, pero quizá también padece un apreciable e importante olvido demasiado generalizado de su génesis que por parcial, sino ofensivo, no es tolerable.
    Mary Bowman arquitecta entonces del amplio equipo de Foster Associates, para el proyecto del Metro, ya hace años declaró: “El metro de Bilbao es un ejemplo evidente de la manera en que arquitectos e ingenieros combinan sus habilidades para llevar a cabo la creación de un sistema de transporte público” y poco más adelante afirma, “En 1988, cuando Foster and Partners tomó parte en el proyecto por primera vez, el trazado de la línea, la posición de las estaciones y la configuración de las cavernas y los túneles ya habían sido determinados, tras varios años de estudio, por el Gobierno Vasco.” Y continúa, ”En nuestra idea propusimos expresar la forma creada por la ingeniería, en vez de cubrirla con revestimientos. Creemos que por este concepto de utilizar la ingeniería como generadora principal de la forma de las cavernas y de los cañones de acceso, se le adjudicó el concurso a Foster & Partners.” Más evidente no puede estar dicho por parte de la autoría, exclusivamente, de la arquitectura e imagen del Metro.

    Un metro bajo la ría

    La concepción del trazado, geotecnia, diseño y desarrollo de la obra, especialmente las numerosas y novedosas soluciones a variados problemas de la perforación bajo tierra con pozos, túneles, falsos túneles, y túneles sumergidos en los singulares pasos subfluviales del Arenal-Ripa, y Olabeaga-Deusto, inédito proceso, y Erandio-Barakaldo, sus profundidades y consecuentemente pendientes, son hazañas de la ingeniería. La excavación en caverna previendo una entreplanta distribuidora en la estaciones, sus recorridos subterráneos, la resolución de los accesos e implantación de distintos tipos, escaleras fijas, automáticas y ascensores en el complejo contexto urbano, son decisiones muy estudiadas y acertadas de los técnicos de las ingenierías y de Imebisa (Ingeniería Metro Bilbao, dependiente del Departamento de Política Territorial y Transportes) que los proyectaron, realizaron y controlaron.
    En esta grandiosa obra participaron en diferentes lugares fases y aspectos técnicos de todo tipo cerca de 300 ingenieros y si en alguien se puede personalizar la obra técnica y éxito total como autores de la definición del proyecto y la supervisión de su construcción son los ingenieros de CCP, de Imebisa, actualmente Euskal Trenbide Sarea, Agustín Presmanes coordinador de los temas generales y de gestión, y el ya fallecido José Ramón Madinabeitia (1943-2005) responsable de la parte técnica y del control y seguimiento. Foster Associates interpreta y reviste lo que la ingeniería le proporciona, enfatiza la forma.

    El error del grupo de arquitectos que organiza el congreso, que no es representativo de todo el colectivo, es gravísimo al evidenciar una superficialidad de análisis, desconocimiento de la realidad del proyecto y carencia de rigor con el urbanismo de la villa. El premio, BIA Price se quiere entregar en una opípara cena (90 € cubierto) en el Guggenheim, cuyo alquiler sin el 21 % IVA, azafatas y demás complementos, es de 6.360 euro si lo abona el Ayuntamiento como Socio Protector o 9.060 si lo contrata el Colegio, es decir todo ello vergonzosamente pagado con fondos públicos. ¡Qué lo repartan entre los comensales que serán los de siempre! Se busca notoriedad política del PNV y autopromoción personal de la Junta ya que Foster y su esposa garantizan una excelente rentabilidad iconográfica. Denigrante. Una inmoralidad política, social y cultural.

    Conclusión

    Eusko Trenbide Sarea como empresa sucesora de Imebisa, el Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial de Eusko Jaurlaritza, Consorcio de Transportes de Bizkaia, Colegio y la Asociación de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, y especialmente la Demarcación del País Vasco deberían exigir la suspensión de este erróneo galardón. Al valorar la obra del metro, demasiados, se han quedado en la superficie.

    Es una rotunda e inadmisible ligereza conceder a Norman Foster, en realidad actualmente Foster& Partners que es el equipo que intervino, el mérito del Metro de Bilbao y despreciar a todos los que hicieron un trascendental trabajo previo, además 19 años después. Se debe conocer este imperdonable olvido y hacérselo saber. Por respeto a otros técnicos Foster debería declinar un reconocimiento personalista que por ser tan parcial es sumamente erróneo.
    Desgraciadamente en Euskal Herria existe una escasa conciencia e identidad de lo propio que está explicitado en la frase grabada en gran tamaño en la fachada del Ayuntamiento de Bergara: ”O que mucho lo de allá, o que poco lo de acá“, por lo que el adecuado nombre de este montaje político personalista BIA es “Bajo Índice de Autoestima.”
    Este premio fruto de la frivolidad constituye, además de una injusta consideración a sus autores y coautores, una manipulación de la historia de la obra pública en Bilbao, una usurpación de la propiedad intelectual, y un intolerable fraude cultural.

    Iñaki Uriarte
    Arquitecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*