El origen de Farolín y Zarambolas

Los carnavales de Bilbao siempre han sabido destacar por presumir de un sentido del humor que ante todo es muy bilbaino y muy clásico de la tierra. Durante unos días en los que la fiesta, el buen comer y la despreocupación están a la orden del día, los principales protagonistas, aquellos que están en el corazón de la fiesta, son Farolín y Zarambolas, dos personajes creados por los propios bilbaínos que nacieron en el año 84 con el objetivo de crear una réplica de carnavales a la clásica Mari Jaia protagonista de la Semana Grande. El objetivo era el de crear no uno sino dos personajes que representaran el espíritu del botxo con sus dos arquetipos más clásicos representados en los personajes elegidos cada año para tan importante cometido.

La razón de ser de estos personajes tan festivos nace concretamente en el año 78 cuando, tras el éxito de la celebración de la primera Semana Grande protagonizada por miles de bilbaínos que volvían a ver su ciudad de fiesta después de tantos años, Farolín y Zarambolas surgieron con la intención de crear a dos protagonistas fueran acusados de todos los males y tuvieran que redimirse en un juicio público celebrado de cara a todos los bilbaínos de la villa. Por un lado existe la figura de Farolín, un bilbaíno vividor y divertido que destaca por su alegría y por su descaro en cualquiera de los asuntos de la ciudad. La otra cara es la de Zarambolas, quien por su carácter “pachorro” asegura que vive como un rey y que nada le importa lo suficiente como para que pueda llegar a tomárselo en serio.

Dos características clásicas bilbaínas que sirven para reflejar los arquetipos con los que se ha reconocido a muchos bilbaínos a lo largo de los años y que durante los días de carnaval sirven para poder juzgarlos públicamente y de paso convertirlos en principales referentes de estas fiestas tan esperadas por los vecinos de la villa. A pesar de que la idea ya comenzó a  ser concebida nada menos que en el año 1978, no fue hasta el año 84 cuando se nombró a los primeros Farolín y Zarambolas. En aquel año se dio el pistoletazo de salida con dos nombres que siempre han sido muy protagonistas en diversos aspectos del día a día de la ciudad: Javier Clemente (que por aquel entonces acababa de ganar un título de liga con el Athletic), y por otro lado un personaje tan típico de la ciudad como el impreso Don Celes.

Fue a finales de los años 90 cuando, en un intento más que acertado por tratar de dar un mayor empaque a estas figuras ya clásicas de estos días festivos se trató de dar una mayor visibilidad a estos personajes a través de la creación de la Orden Botxera de Farolines y Zarambolas. Con la intención de que las personas que ya habían desempeñado ese cargo se ocuparán de tener una actividad más reconocida y prolongada, en el año 99 se trabajo para que todos ellos se reunieran en el Café Iruña (clásico espacio de cafés y pintxos en la Plaza Circular de El Arenal) y tuvieran un papel fundamental en cada carnaval anual. Un papel que pasaba principalmente por tratar de ofrecer nuevos proyectos de cara a los carnavales de ese año y de paso proponer nombres para la elección del simbólico puesto que ellos mismos habían ejercido en años anteriores.

Otro de los puntos de interés en estas reuniones anuales (además de tomar el clásico chocolate con churros), es el de nombrar a los autores de lo que ellos mismos definieron como “La txirenada del año”. Un galardón creado por la propia orden y que sirve para reconocer la ocurrencia más graciosa que ha tenido lugar en la villa desde el año anterior hasta el momento presente en el que se lleve  acabo la toma de decisión. Estos han sido los galardonados hasta la fecha con ese curioso reconocimiento:

-Año 2006: a los bomberos de Bilbao por la primera edición de su original calendario, el cual constituyó un auténtico fenómeno de masas

-Año 2007: al alcalde Iñaki Azkuna, por asumir la propuesta de reconvertir el arco de San Mamés en pasarela peatonal.

-Año 2008: a la ONG COOPERA, por realizar y promocionar el video en que un grupo de niños congoleños nos emocionaron desde su aldea cantándonos, en un perfecto euskera, el himno de nuestro Athletic.

-2009: a la afición del Athletic desplazada en pleno a Valencia para apoyar a su equipo en la última final de la Copa del Rey, simbolizándose a todos ellos en los sufridos hinchas que realizaron dicho viaje nada menos que en un flamante y rojiblanco isocarro.

-2010: a la organización del premio Lee Kuan Yew World City Prize (considerado el Nobel de las ciudades) por haber tenido la ocurrencia y la delicadeza de reconocer lo que para los habitantes de esta Villa es evidente, que no es otra cosa que Bilbao es la capital del mundo mundial.

-2011: al cocinero bilbaíno afincado en Nueva York, Eder Montero, que ganó el premio a la mejor hamburguesa de aquella ciudad, cocinada con queso de Idiazábal, consiguiendo cortar el tráfico de una de las calles del exclusivo barrio de Chelsea (en Manhattan) para tal fin.

-2012: a los organizadores del maratón solidario realizado nada menos que sobre la pasarela del Puente Colgante de Portugalete, Javier Conde y Jon Salvador.

-2013: a  la original carrera de patos celebrada en la Ría, promovida por la Asociación  WALK ON PROJET cuya finalidad es la de divulgar, sensibilizar y ayudar en la investigación de enfermedades neurodegenerativas “poco comunes”.

-2014: al arriesgado ‘agurra’ bailado por el dantzari Alberto Dueñas, jugándose el tipo sobre el trampolín del Puente de La Salve en la competición de “clavadistas” celebrada en septiembre de ese año.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

No hay comentarios, añade uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*