El ferrocarril cumple 150 años en Bilbao

locomotora izarra en bilbao

Hoy hace exactamente 150 años que Bilbao inauguró su primera conexión ferroviaria. A las 10 de la mañana de aquel día, en una estación de Abando todavía sin terminar, se montaban en el convoy inaugural las fuerzas vivas de la ciudad y Bizkaia, más los responsables de la compañía ferroviaria y el ingeniero y el constructor de la línea. El viaje inaugural les llevaría hasta Orduña. 40 kilómetros de un trazado que más adelante conduciría a las locomotoras hasta la localidad navarra de Tudela.

Culminaba así el ansiado sueño de proporcionar a Bilbao una conexión ferroviaria con la Meseta, una necesidad absoluta para una ciudad pujante en lo industrial y lo comercial. En la empresa se había empeñado la oligarquía vizcaína desde varias décadas atrás, pero no fue hasta mediados de la década de 1850 cuando se reunieron los fondos necesarios para el proyecto, a lo que contribuyó también la apertura del Banco de Bilbao en 1857.

La máquina tardó una hora y cuarto en cubrir la distancia hasta Orduña, donde esperaba a la comitiva un recibimiento triunfal. Un arco de flores, una traca de petardos, la banda de música y una visita a la Virgen de la Antigua esperaban a los expedicionarios, que fueron agasajados con un espléndido almuerzo. A las dos de la tarde, los viajeros emprendieron el regreso a Bilbao. Según los cronistas del acontecimiento, la vuelta únicamente tomó 45 minutos al convoy, que alcanzó velocidades de hasta 65 kilómetros por hora en los tramos más favorables.

Han pasado 150 años de lo que parece una anécdota lejana, casi antediluviana, pero de la cual queda como recuerdo que podemos ver prácticamente todos los días: la locomotora Izarra, que pasa sus días en uno de los andenes exteriores de la estación de Abando. La máquina es una de las 8 que se construyeron para viajar por el trazado original. Algunas de las ellas llegaron a dar con sus ruedas en plena calle bilbaína (o de la anteiglesia de Abando, por aquel entonces), tras descarrilar en su maniobra de frenado.

facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

No hay comentarios, añade uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*