Bilbao y el Tour de Francia 2013: un encuentro frustrado

tour de francia en bilbao

Todo el mundo conoce la afición que existe en Bilbao (y en toda Euskadi) por el ciclismo. No obstante, muy pocas veces, en los últimos 30 ó 40 años hemos tenido la oportunidad de disfrutar con los grandes del pelotón en una etapa de cualquier vuelta, ya fuera la Vuelta a España o, más grave aún, de competiciones como la Vuelta al País Vasco o la Euskal Bizikleta. Sólo una etapa de la Vuelta a España de 2011, ganada brillantemente por el vizcaíno Igor Antón en la Gran Vía, nos ha resarcido verdaderamente de ese déficit imperdonable para una ciudad de la importancia de Bilbao.

Ahora que se disputa el Tour de Francia 2013, nos hemos acordado del intento fallido de que Bilbao fuera ciudad de salida de la ronda gala este año. La intención era emular el éxito que supuso la salida del Tour en San Sebastián en 1992 y enseñar al mundo el nuevo Bilbao, por si no lo habían visto ya.

Responsables del Ayuntamiento y de la Diputación Foral de Bizkaia llegaron a reunirse en 2006 con la organización del Tour para proponerles la candidatura. La operación debía realizarse con mucho tiempo de adelanto, porque al Tour le salen novias por todas partes.

La propuesta era tan ambiciosa en su apuesta por Bilbao que, quizá por esa razón, los organizadores decidieron desecharla, por no poder comprometerse a pasar tanto tiempo en una sola ciudad. El plan consistía en una etapa prólogo de 5 km, a disputar  el sábado 29 de junio, y de una etapa en línea de 185 km. al día siguiente, con salida y meta en Bilbao. El lunes1 de julio, los ciclistas saldrían de la Villa con destino a Francia.

Además, la llegada de la “Grande Boucle” vendría aderezada por el reconocimiento médico a los ciclistas y el acto de presentación de los equipos el día anterior al banderazo de salida. En resumen, unos cinco días albergando la caravana del Tour: un enorme número de personas entre ciclistas, técnicos, organizadores, periodistas, aficionados… con el impacto económico que aquello suponía.

A pesar del esfuerzo, no pudo ser y Bilbao tendrá que esperar si quiere acoger alguna etapa del Tour de Francia. Aquello fue un buen intento

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

No hay comentarios, añade uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*