Bilbao, una ciudad de cine (I)

Para los que vivimos en Bilbao, nuestra ciudad siempre nos ha parecido un escenario donde todas las historias son posibles. No importa que su tamaño sea mediano o que sea una ciudad “de provincias”, como gusta decir en otros lares. Para nosotros Bilbao es una ciudad de cine y es precisamente de eso, de cine, de lo que vamos a hablar. O mejor, concretamente, de Bilbao como set de rodaje, porque han sido numerosas las películas que han tenido la Villa como escenario principal o como localización de algunas de sus escenas.

Parecería que el idilio entre Bilbao y el cine se remonta a unos pocos años, del “fenómeno Guggenheim” en adelante, pero nada más lejos de la realidad. Ahí tenemos, por ejemplo, un film rodado en 1951, El gran galeoto.  La película es la versión cinematográfica de la obra de teatro de José Echegaray. Curiosamente, la Plaza Nueva y la calle Uribitarte se hacen pasar por localizaciones de Madrid en una película que destila fuerte olor a alcanfor, pero que como documento histórico del Bilbao de hace 60 años no tiene precio.

Nueve años después se estrenó un título mítico, carne de Cine de barrio, llamado María, matrícula de Bilbao, con el inefable Arturo Fernández vestido de impecable uniforme de Marina. En el siguiente vídeo podéis ver a algunos de los personajes pasando la barquilla del Puente Colgante en un descapotable rojo. A partir del minuto 4:27.

Ya en los años 70, encontramos un par de títulos de uno de los pocos cineastas que la ciudad ha dado al séptimo arte: Pedro Olea. El primero es La casa sin fronteras, de 1972, un inquietante título que contó en su reparto con actores como Toni Isbert y Geraldine Chaplin. En los títulos de crédito podréis ver cómo estaba la estación de Abando (cuando todavía se le llamaba estación del Norte), mucho más gris que en la actualidad.

Tras La casa sin fronteras, Olea volvió a utilizar localizaciones en Bilbao para su siguiente película, No es bueno que el hombre esté solo, protagonizada por José Luis López Vázquez en 1973.

Los años 80 representan una época dorada del cine en la Villa. Estamos en los últimos coletazos de la época industrial y la ciudad transmite ese aire decadente y oscuro que los cineastas locales echan de menos del luminoso Bilbao del presente.

Inaugura la década Siete Calles (1980), de Javier Elorriaga, una especie de Manhattan Transfer rodada en el Casco Viejo. Nos hubiera encantado encontrar imágenes, pero en este caso Youtube no nos ha ayudado. Una pena…

De la que sí hay imágenes es de El Pico (1983). Este título de Eloy de la Iglesia es una de las cumbres del cine “quinqui” y relata las historias de los trapicheos de jóvenes toxicómanos con San Francisco y Bilbao la Vieja como entorno natural. Al comienzo de la peli podéis disfrutar de una panorámica de la ciudad desde Artxanda, que solo es el preámbulo para viajar al Bilbao de los 80. Imprescindible. Inevitable recordar aquellas palabras de “¡Bilbao, cómo has cambiao!”.

En 1986 se estrenó Adiós, pequeña, dirigida por Imanol Uribe, y protagonizada por Ana Belén e Imanol Arias. Esta película recoge una de las escenas de acción más memorables jamás filmadas en nuestra ciudad, a excepción de la del 007 Pierce Brosnan descolgándose por una fachada en El mundo nunca es suficiente (1999), de la que hablaremos en una próxima entrega. Se trata del salto ejecutado por un coche para cruzar el puente de Deusto en plena operación de apertura. Tampoco hemos podido encontrar imágenes, pero seguramente lo volveréis a ver un día de estos en La noche de… en ETB2.

También de 1986 es Bandera negra, un film de Ricardo Franco protagonizado por Alfredo Landa. La historia, que gira en torno al contrabando de armas, tiene entre sus localizaciones los chalés de Ciudad Jardín.

Cerramos nuestra primera entrega de Bilbao, una ciudad de cine haciendo referencia a Tu novia está loca, de Enrique Urbizu, director bilbaíno conocido por films como La caja 507 y No habrá paz para los malvados, por citar sus éxitos más recientes. Os dejamos con un vídeo, precisamente de La noche de…, en el que salen escenas de esta película y también de El gran galeoto, a la que nos referíamos anteriormente.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

No hay comentarios, añade uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*