Anécdotas de Aste Nagusia: Txomin Barullo

txomin-barullo-bilbao

Uno de los elementos distintivos de la Aste Nagusia de Bilbao son las comparsas y dentro de estas agrupaciones, una de las más veteranas y de la cual procede buena parte del carácter popular de las fiestas de Bilbao es la de Txomin Barullo.

Todos conocemos el espíritu jatorra y txirene de los miembros de esta comparsa. Que su emblema sea la cara de Groucho Marx lo dice todo. Estos datos, que son de dominio público, nos dan pie a hablar de la trastienda de Txomin Barullo, del personaje que inspiró tal nombre y de cómo estos comparseros fueron la comadrona de Aste Nagusia bilbaína.

Debemos la referencia histórica de Txomin Barullo a Emiliano de Arriaga, autor de El lexicón bilbaíno, obra de referencia absoluta para conocer los usos y costumbres del Bilbao del siglo XIX, procedentes de no se sabe cuánto tiempo atrás.

Nos contaba Emiliano de Arriaga acerca de la existencia de Domingo de Sagarmínaga, apodado ‘Chomin Barullo’ por ser el perejil de todas las salsas. El autor le describe como una persona de “corazón noble y generoso, carácter bromista y bullanguero, acendrado bilbainismo y conocimientos enciclopédicos”. Un retrato robot en el que se reconocerán los miembros de la actual comparsa.

Esa forma de ser hacía que prácticamente le conociera todo el mundo y que se recurriera a él para la organización de todo tipo de festejos. ¿Os suena?

Los padres de la fiesta

Decíamos que la comparsa Txomin Barullo es una de las responsables de que el modelo festivo original de la Aste Nagusia cobrara un verdadero cariz popular. El colectivo germen de la comparsa vino a poner la guinda a un pastel que venía cociéndose desde hacía varios años, con Quico Mochales, factótum por aquel entonces de El Corte Inglés, y el periodista y actor Zorion Eguileor.

Mochales y Eguileor ya habían hecho llamamientos y gestiones previas para que Bilbao tuviera una fiestas realmente populares, pero no fue hasta abril de 1978 cuando el Ayuntamiento realmente se implicó y lanzó, en colaboración con El Corte Inglés, un concurso de ideas bautizado como “Hagamos populares las fiestas de Bilbao”.

Hasta el 31 de mayo, fecha límite para la recepción de los proyectos, se recogieron 37 propuestas. La ganadora, como imagináis, la propuesta del colectivo Txomin Barullo, que se llevó el 75% del premio de 100.000 pesetas con que se reconocía la mejor proposición. El 25% restante correspondió al proyecto “Txinbo Zarra”, presentado por Luis Cardas.

Karmelo Landa, representante de Txomin Barullo, fue el portavoz de la primera comisión de fiestas en las que no hubo ningún político porque se habían ido de vacaciones. Para cuando volvieron de sus lugares de veraneo, se encontraron con la explosión popular que fue la primera Aste Nagusia, aquel agosto de 1978.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

No hay comentarios, añade uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*