Anécdotas de Aste Nagusia: las barracas

barracas-etxebarria-bilbao

Foto: El Correo

Como les sucederá a todos los bilbaínos, las fiestas de Bilbao, y en nuestro caso, por razones de edad, la Aste Nagusia, nos evocan numerosos recuerdos de la niñez. Y si de niños y fiestas hablamos en Bilbao, cómo no dedicar este nuevo episodio de las anécdotas de Aste Nagusia a las míticas barracas.

En las primeras ediciones de la Semana Grande bilbaína, las barracas se disponían en hilera en la calle Luis Briñas, entre la esquina de la Escuela de Ingenieros con San Mamés y el Cuartel de Garellano. En el campo de fútbol sobre el que se levanta hoy Termibús se colocaba el circo, sobre el que os contaremos alguna que otra anécdota los próximos días.

No cabe duda de que el recinto, por estrecho, impedía la instalación de grandes atracciones. Estaba “El barco pirata” y poco más. El “Revolution” todavía ni se había inventado. Era, por lo tanto, un recinto ferial para niños, fundamentalmente.

A estas alturas, seguro que nuestros lectores de más edad, recordarán que antes de la “invención” de Aste Nagusia, las barracas se instalaban en la antigua Avenida José Antonio, ahora Sabino Arana (un olé/un “gora” por nuestro bipolar callejero). Hablamos de los años 50-60 y suponemos que también de los 70.

Barracas en Uribitarte

Como paréntesis entre los años de Luis Briñas y su ubicación actual en el Parque Etxebarria, las barracas se colocaron durante un par de años en el Muelle de Uribitarte. Eran finales de los 80, con un Bilbao tremendamente distinto al actual, en plena decadencia de la etapa industrial. Ese ambiente se reflejaba en aquel Uribitarte semiportuario, incomunicado y tapiado por el tren de cercanías a Santurtzi.

Las luces, música y sirenas de las barracas no hacían sino poner más en evidencia el ruinoso estado del muelle, hoy gracias a Dios, tan diferente.

Finalmente, las barracas arribaron al Parque de Etxebarria, un espacio lógico para albergarlas y que nos trajo atracciones como la montaña rusa, una noria gigante, el mencionado “Revolution”, barracas con las que entrenarían los astronautas su resistencia a las fuerzas G…

Parece mentira que una ciudad como Bilbao no dispusiera (al Parque de Atracciones le quedaban dos telediarios) de barracas como estas. Ahora podemos disfrutarlas, aunque quizá no pagarlas…

facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

No hay comentarios, añade uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*